Colegio Sagrado Corazón

Sagrado Corazón

COLEGIO Y CENTRO DE FORMACIÓN PROFESIONAL

CATÓLICO Y PRIVADO-CONCERTADO

"Con el corazón mirando al futuro"

logocartel_70aniv-100x100_conlazo
LOGO_BEDA_250

Los Juegos Olímpicos, compromiso del Sagrado Corazón

La historia que os vamos a contar hoy ocurrió ayer en nuestro Colegio, pero comenzó a gestarse hace mucho tiempo, cuando un “loco” de imaginación desbordante, de nombre Pierre y de apellido Coubertin, francés de nacimiento y noble de familia, consiguió poner en marcha una ocurrencia genial: recuperar la antiquísima tradición griega de convocar a los mejores atletas del mundo para hacerlos competir en unos Juegos Olímpicos.

Después de miles de reuniones, de cartas enviadas hacia todos los rincones del mundo, un montón de decepciones y un empeño febril, Coubertin, un apasionado de las bondades de la actividad física no solo para la salud del cuerpo, sino también para la mental, consiguió al fin que se celebraran los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna. En Grecia, la cuna de tantas maravillas. En 1896, unos 2.500 años después de los últimos Juegos griegos. Cerca del Monte Olimpo, cómo no.

El lema de aquel acontecimiento: “Citius, altius, fortius”. Más rápido, más alto, más fuerte. Qué gran lema, ¿verdad?

El olimpismo no tiene que ver con ganar, sino con competir. Y no tiene que ver con imponerse a los otros, sino con vencerse a uno mismo. ¿Cuánto de lejos puedo llegar? ¿Cuánto de alto? ¿Cuánto de fuerte puedo ser? ¿Cuánto más puedo esforzarme? Si llegas hasta el límite de tu capacidad, ya no importa en qué puesto termines, has ganado.

Y para eso hacen falta un montón de valores. A saber: el compromiso, el esfuerzo, el espíritu de superación, el tesón, la constancia, la valentía, la capacidad de sacrificio, el talento, la determinación…. ¿Y saben dónde está genial también aplicar eso valores? Han acertado: en la escuela. Porque si nosotros, los que hacemos el colegio, estamos dispuestos a dar lo mejor cada día de nosotros mismos, y nuestros alumnos también… el resultado es el éxito.

Así que hemos pensado que de qué manera mejor podríamos vincularnos a esos valores olímpicos que convocando unas Olimpiadas del Sagrado Corazón.

Y ayer dimos el primer paso. Un primer paso que consistió en asignar a cada curso, desde el primer año de Infantil hasta el último de Secundaria, un país al que representarán a lo largo de todo el año. Pero no un país cualquiera, sino uno de aquellos que han sido sede de los Juegos Olímpicos modernos: Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, Rusia, Australia, Brasil, España, Japón, China, Canadá, México y Alemania.

¿Y cómo lo hicimos? Pues quizá muchos de vosotros ya lo visteis en directo, porque lo emitimos por nuestro canal de Instagram: @sagradocorazonvallecas

Para los que no. Pues organizamos una preciosa ceremonia de sorteo de países. Cada grupo, acompañado por su tutor o tutora, se acercaba a un escenario presidido por una urna en la que se habían introducido las 13 sedes Olímpicas, y uno de los alumnos, mano inocente, sacaba una papeleta que decía qué país le había tocado a ese grupo. El premio gordo, el de España, fue a parar a los de 1º de Primaria, que se llevaron la ovación de la tarde.

¿Y qué pasará ahora? Pues que aprovecharemos esas sedes para emplearlas en muuuuuchas de las actividades que hagamos en el colegio a lo largo del año. En Lengua, en Historia, en Ciencias, en Expresión Artística, en Música… La educación es una trama de ideas que conectan unas asignaturas con otras a través de hilos de conocimiento. Nada forma un  compartimento estanco, todo es parte de un proyecto global.

Y todos esos aprendizajes confluirán en nuestros Juegos Olímpicos, que celebraremos cuando acabe el curso, y donde todos los grupos enseñarán a los demás todo lo que hayan aprendido. Y competiremos. Pero no para vencer a los otros, sino para superarnos a nosotros mismos. En el afán de llegar lo más lejos posible. Ya saben: citius, altius, fortius… Qué gran lema, ¿verdad?

 

 

 

No se permiten comentarios.
error: Alerta: No permite la copia de este contenido